Tóxicos o Felices


No me canso de explicarles a los pacientes en consulta que para asegurar el éxito de cualquier proceso psicoterapéutico se hace absolutamente necesario ajustar la dieta y el estilo de vida y aunque es algo que, en principio, parece pertenecer al ámbito nutricional, en realidad cada vez más pertenece al sistema de salud mental y capacidad adaptativa de las personas. Los seres humanos en nuestra sociedad hiper-mega-mentalizada concebimos las ideas, los sentimientos, los pensamientos, los conceptos, como abstracciones que parece no tuvieran ni cuerpo ni asiento en la realidad física, cuando sucede precisamente todo lo contrario.

De alguna manera que ha sido desarrollada como diseño evolutivo a lo largo de milenios, el cuerpo humano simplemente es la base de los procesos mentales, emocionales y espirituales, que por más que los sintamos como abstracciones son resultado de la salud o enfermedad de nuestros cuerpos. Esto quiere decir en pocas palabras que para estar felices necesitamos estar saludables.

Entonces nos preguntaremos, al iniciar una psicoterapia, si estamos sanos o enfermos para afrontar un proceso de cambio emocional, de desarrollo espiritual, de mejoramiento personal… pero en nuestra sociedad, por la manera como vivimos y consumimos nuestro alimentos, la pregunta correcta sería si estamos limpios o tóxicos.

De ésta respuesta depende que una persona pueda entrar de manera fácil o difícil a un proceso de cambio terapéutico, porque el tener un cuerpo con baja toxicidad es condición indispensable para poder aprender cosas nuevas y desarrollarnos. Imagínate como han cambiado las cosas, si tu en este momento de tu vida deseas superar un viejo dolor, hacer un mejor duelo, sanar un trauma, la primera indicación en mi concepto sería arreglar tu dieta y estilo de vida y luego a la psicología, llámese gestalt, humanista, energética, sistémica, etc., porque cuerpos tóxicos no aprenden, no mejoran, no desarrollan nuevas habilidades emocionales, sociales, cognitivas.

El cuerpo humano es una fabrica química de neurotransmisores que regulan la mayor parte de la comunicación entre neuronas. Esta comunicación, cuando está saludable, produce como resultado nuestra sensación de integridad, paz, amor, libertad, capacidad de aprender y desarrollarnos, entonces… si estas sufriendo de depresión en este momento, empieza por revisar tus hábitos alimenticios. Este ejemplo es la base de todo.

Claudia Botero

visítame en

@comerconlaluna

Aquí te estaré muchas cosas interesantes sobre alimentación alquimia, emociones y desarrollo humano en su máximo potencial.

#saludemocional #serfeliz #Felicidad #consejos #IE #psicologia #consciencia #Alimentación #AlimentaciónAlquímica

0 vistas
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Mis fotos
  • mi canal
  • Icono Social blogger

te cuento que he trabajado con:

© 2016 by Claudia Botero

1/2